Como comerse el sapo nuestro de cada día

Si empiezas el día tragándote una rana viva, el resto del día te parecerá mejor. -proverbio inglés.

Dejemos las ranas para los optimistas. ¿No lo sabías? En la vida real, todos somos comedores de sapos. Algunos los zampan varias vaces al día, otros son verdaderos devoradores de nuestros simpáticos amiguitos. Pero nadie, sin excepción, se libra de tragarse un sapito. ¿Odiabas los deberes de la escuela? Ese era tu sapito. ¿Te da pereza comprobar el email o las RSS? Más sapos. ¿Hacer la declaración de la renta, impuestos y papeleos varios? Más filete de sapo.

¿Qué tienen todos estos sapos en común?

  1. Son feos, es decir que los odias.
  2. No los puedes evitar.

Puedes odiar los viajes a Marte, o el alpinismo sin que por eso sean sapos. Nadie te va a obligar. ¿Pero los impuestos y los deberes? O los haces o habrá “consecuencias”.

Nadie puede vivir a dietas de sapo. Si tu vida consiste en tragar más y más sapos, debes hacer cambios en tu vida. Busca un nuevo trabajo, deja ese hobby odioso o disfruta de más tiempo libre. ¿O es que te organizas mal o te falta formación para afrontar tus tareas? Organizándote mejor y formándote harás desaparecer a muchos sapos y a otros los harás más pequeños. Pero de eso, Dios mediante, ya hablaré en otro artículo.

Porque siempre quedará algún sapo que comer, y en cuanto a éstos, no vamos a dejar ni las ancas.

Continua leyendo este artículo en el nuevo blog.

Esto me pasa por hablar con Americanos

Ya lo dice el refrán, que es que uno se junta con malas compañías y se mete en líos. Veréis pues que tuve una idea loca, nada menos que escribir un guión en un mes, de cien páginas y en inglés. Ah, y no acaba ahí la cosa, se trata de una película familiar que mezcla comedia y drama. Algo así como la Vida es Bella. No es que sea un género particularmente difícil, sencillamente es algo que nunca había hecho antes. Y encima en inglés, es que estoy para que me peguen.

¿Y a quién se me ocurre comentarle la idea? Pues a unos americanos. ¿Y qué te responde a esta gente? Adelante.

Contínua leyendo este artículo en el nuevo dominio. Y además con foto y todo. (http://sabiavida.com)

 

Este blog se ha mudado a su propio dominio en http://sabiavida.com Por favor, visitad el nuevo sitio y ajustad los enlaces. 

La gran A roja. Un cuento para crecer.

a-08

Hace mucho tiempo, en un país muy lejano, el gobernador decidió acabar con las continuas desavenencias que existían en la nación sobre que obra artística era la mejor. Tras la consulta a las Cortes Generales y al Tribunal Supremo y Mandamás, con los preceptivos informes del Consejo Consultivo de Grandes Sabios y Políticos Canosos, se decidió el Procemiento Abreviado y Acelerado de Determinación Científica de la Obra Artística Definitiva Nacional.

Siete años más tarde, superado el trámite de información pública y gracias a que no hubo reclamación judicial alguna, milagro desconocido en otros lugares, se llegó a la convicción de que la novela “Anda, se me ha olvidad…” constituía la más representativa y perfecta obra de la narrativa y poética nacional. 

Más no con ello acabaron las discusiones. Ahora se centraban en que parte de la obra constituía la expresión más perfecta. 

– Todo sea por la armonía nacional de la nación -expresó el Gobernador. Y convocando de nuevo al Comité de Grandes Expertos Escogidos a Dedo Sin Que Se Note Mucho, éstos determinaron sin género de dudas que era el título, sí, el título, la más perfecta aportación nacional a la literatura universal de todos los tiempos que han existido y jamás existirán. “Anda, se me ha olvidad…” era insuperable.

Más, horror de horrores, continuaron las discusiones durante muchos eones sobre de entre todas aquellas letras cual era la mejor de las mejores. Por ello, ni corto ni perezoso, el Gobernador Gobernoso, convocó de nuevo al Comité, que respondió sin dudar que la A y ninguna más.

Por tres años hubo paz, hasta que algún perverso pasó a discutir ahora que cuadro era el mejor del universo.

Raudo, eficiente, ágil y efectivo, el Gobernador muy previsivo, dió el anuncio por secreto que el mejor cuadro era el titulado Rojo y de este todo un punto en concreto, situado a 7,213 cm del eje vertical y 8,0921 del horizontal contenía exactamente el pináculo del arte nacional.

Además, para abortar toda nueva polémica, madó destruir todas las obras no perfectas, incluyendo las seleccionadas y mandó que a partir de entonces la única obra artística digna de ser representada sería esta: una gran A roja. Debía copiarse exactamente, bajo pena de muerte y sólo a artistas certificados, por su gobierno aprobados.

Deste entonces y hasta ahora, en aquel extraño país los niños no aprenden en el colegio más que esta letra, la A, no leen otra cosa que la A, suman y multiplican esta A y sus poemas contienen sólo esta A. El mejor regalo de cumpleaños, boda es esta A, aunque resulta más apropiada para tu entierro.

Dicha ley por draconiana resulta absurda a muchos extranjeros, entre los que me incluyo. Así que cierta vez de visita en ese país, pregunté a uno de sus ciudadanos, cuyo nombre debo ocultar para salvar su libertad, si no se sentían oprimidos por tal costumbre. Me respondió que sí, pero añadió:

Una vez estuve en el extranjero, y me quedé pasmado de como allí los aprendices de artistas se oprimen a sí mismos. Verás, como dibujan, pintan, escriben, actuan o bailan peor que otras personas, ni siquiera lo intentan. Y es extraño, porque muchas veces lo único que tienen que perder es un pedazo de papel. Yo, aquí, por un poema que sé que es imperfecto, arriesgo mi vida.

Quizás ha llegado la hora de liberarse de ese dictador que todos tenemos en la cabeza. ¿El único requisito para pintar? Querer. Y si sale mal, pues sale mal. No hay ninguna ley que te obligue a que quede bien. 


12 Claves para aprobar oposiciones (3 de 3)

Cortesía Zaqarbal CC -by -sa

Cortesía Zaqarbal CC -by -sa

 

 

Éste es el tercer post de la serie Claves para aprobar oposiciones, donde comparto lo que he aprendido aprobando la mía. Si no lo has hecho antes, quizás quieras ver el primero.

9 Algunas técnicas de estudio

Hay libros enteros dedicados a las técnicas de estudio y a todo opositor le interesaría comprarse alguno. El que tengo yo es del año de la piruleta y es probable que no se venda, así que no os voy a recomendar ninguno en particular. Sólo recomendaros tres técnicas que yo he usado.

Sigue leyendo

12 Claves para aprobar oposiciones (2 de 3)

Cortesía Los mininos CC -by

Cortesía Los mininos CC -by

Éste es el segundo post de la serie Claves para aprobar oposiciones, donde comparto lo que he aprendido aprobando la mía. Si no lo has hecho antes, quizás quieras ver el primero.

5.- “A tu ritmo”. A ritmo del mejor.

No sé si lo habéis leído en alguna página de propaganda, que puedes preparar una oposición a tu ritmo. Bien, pues tengo algo que decir a todos los compañeros que prepararon mi misma oposición a su ritmo. Muchas Gracias. Me lo habéis puesto más fácil. 

No os creáis que uno se puede preparar una oposición, como dicen los americanos, sentado a medio culo. Con eso y tiempo se puede sacar hasta una carrera, sacando asignaturas, cursos, poco a poco. En una oposición no, se trata de estar mejor preparado. Ir a “tu ritmo” en una oposición tiene tanto sentido como entrenar a “tu ritmo” para una liga de fútbol. Os golearán, seguro y sólo conseguiréis perder el tiempo y dinero. Debes dedicar todo el tiempo que tengas disponible, no es momento de racanear los esfuerzos.

Si no quieres hacer lo que hay que hacer, por favor, dedícate a otra cosa. Tenéis a un antiguo seminarista poniéndose irónico y escribiendo la palabra culo. No sé como decirlo más claro, hay que trabajar intensamente.

6.- ¿Enseñanza a distancia y/o presencial?

Lo ideal es las dos a la vez. Tanto Adams como CEF como Kuma -centro de Las Palmas de GC donde me preparé yo- tienen página web con material que puede resultar muy útil a la hora de preparar. Incluso esquemas ya hechos (lo cual sirve para ahorrar tiempo tanto en el estudio directo como en confeccionar tus propios esquemas, que es mejor).

Si el dinero no os alcanza, la formación a distancia, exclusivamente, puede ser una buena idea para quien ya tenga conocimientos en la materia de la oposición.  Ya comprendes el temario y te interesa simplemente memorizar.

No obstante, yo, siendo Licenciado en Derecho acudí a clases de Derecho también. ¿Beneficios? Supe como preguntaban en la oposición, y me pude dar cuenta de que lo que buscaban no era lo mismo que en la carrera. Además sirve para estructurarse el estudio más fácilmente. 

Tened mucho cuidado a la hora de elegir una academia a distancia. A mí tanto CEF como Adams me han dado buen servicio. También Kuma, claro, aunque ellos se centran en la enseñanza presencial. De las demás no puedo decir nada. Preguntad, como ya os dije.

7.- ¿Libro Extenso o Resumido?

En teoría conviene un temario extenso, unos apuntes que respondan a todo lo que os puedan preguntar. Sin embargo, en la práctica un temario demasiado extenso os puede llevar a la frustación. Los libros no están divididos en unidades didácticas -sabra Dios por qué- sino temáticas y a veces te puedes encontrar con temas de 90 páginas. No es broma.

Por eso yo os aconsejo, salvo que la Academia os diga otra cosa, que empecéis por uno resumido, incluso si los podéis conseguir esquemas o apuntes de otros compañeros. Luego, cuando tengás dominado lo fundamental pasad al otro.

Si esto no es posible o no os lo podéis permitid, id a por un temario extenso y concentraros en retener lo fundamental en una primera aproximación.

La única excepción es si tenéis poco tiempo para prepararlo. En ese caso id a por un temario resumido y dejaros de tonterías. Sed prácticos.

8.- Organización y Productividad.

¿Tenéis idea de cuántos papeles, esquemas y demás se os van a acumular a lo largo del tiempo? Multiplicadla por dos. ¿Sabéis lo que pasa con las leyes? Las cambian. Y con el cambio de la ley pasa que cambia también lo que tienes que estudiar.  Las academias serias os actualizarán el temario, pero vuestros propios materiales tendrán que renovarse. Esto requiere de algún sistema de archivo.

Por otro lado nadie tiene todo el tiempo del mundo, y hay que aprovecharlo al máximo. Para eso nada mejor que un buen método de productividad. La diferencia de trabajar con método o sin método es brutal y los resultados cantan.