12 Claves para aprobar oposiciones (3 de 3)

Cortesía Zaqarbal CC -by -sa

Cortesía Zaqarbal CC -by -sa

 

 

Éste es el tercer post de la serie Claves para aprobar oposiciones, donde comparto lo que he aprendido aprobando la mía. Si no lo has hecho antes, quizás quieras ver el primero.

9 Algunas técnicas de estudio

Hay libros enteros dedicados a las técnicas de estudio y a todo opositor le interesaría comprarse alguno. El que tengo yo es del año de la piruleta y es probable que no se venda, así que no os voy a recomendar ninguno en particular. Sólo recomendaros tres técnicas que yo he usado.

A.- Las tarjetas índices.

Son pequeñas tarjetas de cartulina, en blanco o en rayado, de diversos tamaños, que se encuentran en cualquier librería medio decente. Son muy útiles para recordar información muy precisa y concreta. Por ejemplo, los artículos de la constitución. O los puntos fundamentales de una ley. O cuantos días hay de plazo para recurrir una resolución administrativa. En fin, todo ese tipo de cosas.

Yo tengo la mayoría del temario en fichas. Pues precisamente en una oposición suelen hacer preguntas muy concretas. Además, si uno quiere repasar se puede llevar las fichas en cualquier bolsa o bolso y hacerlo en cualquier parte.

B.- El mapa mental

Un mapa mental viene a ser lo mismo que un esquema muy chulo. O sea un resumen gráfico de una determinada materia. Las diferencia fundamental es que uno empieza en el centro del papel y va radiando flechas por todas partes. También que se recomienda el uso de muchos colores y dibujos.

Como una imagen vale más que mil palabras, ahí va un mapa mental mío, que es un resumen sobre el tema de la Esperanza en el Sufrimiento de la 1ª Epístola de Pedro, que va dentro de la Biblia. A quien le interese puede hacer click y lo tendrá en grande. 

Éste está hecho con un programa llamado imindmap, (trial gratuito) que va muy bien cuando uno quiere enseñar sus mapas mentales a otras personas, y para hacerse una idea cuando empieza con esta técnica. Pero para tenerlos uno mismo os basta unos lápices de colores.

A mí me vino muy bien esta técnica en el seminario para estudiar filosofía. En un DIN A-3 podía tener un resumen completo de un autor. Luego, doblado a la mitad, resulta fácil de clasificar en una carpeta de anillas.

¿Para qué sirve en una oposición? Bueno, normalmente las leyes -cuando uno se acostumbra- no requieren pensar mucho. Es decir, si tienes veinte días naturales para presentar una documentación, pues tienes veinte días naturales. Como que no hay pensar mucho, ni te piden tu opinión, ni nada.

(Un consejo, estudiar una oposición NO es hacer política. ¿No os gusta una ley? Presentaos al Congreso, no perdáis el tiempo discutiendo lo mala que es la Ley en clase.) 

Sin embargo hay momentos que tu mente se puede hacer un lío, o encuentras algo bastante embrollado. Para esos casos un mapa mental va muy bien. Aclaras las ideas, ves las relaciones entre conceptos y, muchas veces, te das cuenta de que lo que parecía un tema inmenso no es más que la misma información repetida mil veces con algunas variantes.

C.- Las grabaciones

No sé si conoceréis la técnica de grabarse a uno mismo en voz o en vídeo y luego escucharse en un mp3 o móvil. Sirve como complemento para la enseñanza tradicional, sobre todo en momentos de bajona o cuando no es posible estudiar de otra manera (de viaje, por ejemplo).

Si os queréis grabar necesitaréis un micrófono -cualquiera vale- y un software. Yo he usado Audacity que es gratuito y codifica en mp3 bastante bien. 

Otra alternativa legal es microlecciones, que ofrecen eso pequeñas lecciones ya grabadas en mp3 o en video para móvil que valen para todas las oposiciones que conozco. Vamos ahora mismo veo que tienen temas de Constitución y Administrativo. Yo las he usado y se nota que quien las grabó no era ningún actor, pero están bien, se entienden que es lo que cuenta y me ahorra el trabajo de grabarse, que es una lata. 

Tienen un video demostrativo en youtube que a lo mejor os interesa ver.

10 A por todas, oe

Presentaos a todas las oposiciones que estén más o menos en vuestro nivel. A todas. Va en serio. Os preparáis, eso sí, bien una, pero os presentáis a todas las que podáis.

Veréis los temarios de todos los administrativos vienen a ser muy parecidos. La Constitución, la Ley 30/92, la LOFAGE y el Estatuto Básico del empleado público es igual para todos (hablo de España). Y eso sólo cubre gran parte del temario. La mecanografía es igual aquí que en Chile y el plan Acciona tampoco cambia. ¿Violencia de Género? ¿Igualdad? Todo es más o menos igual. Eso sí habrá que ver las diferencias en cada Comunidad Autónoma o Institución, pero no suele haber grandes cambios. 

Váis, os presentáis. Por lo menos os acostumbráis al examen y comprobáis lo avanzado que va la preparación. ¿Qué aprobáis? Pues con eso ya es posible que os llamen para una interinidad que puede durar años. ¿Qué no? Pues seguís a por la vuestra. Tarde o temprano sacáis una seguro y se va mucho más tranquilo cuando sabes que dentro de un mes o dos tenéis otra oportunidad.

Eso sí, repito, tened una oposición principal, y a las demás les dedicáis especialmente unos días. Aparecéis tranquilamente, saludáis, hacéis el test lo mejor que salga y así sin nervios, hasta lo haréis mejor.

Vamos, yo saqué así el primer examen del Cabildo de Tenerife, y no vivo en Tenerife ni pude ir a una academia especializada -que hubiera sido lo propio.

11 Ante el examen

Lo primero, tranquilidad. Dominar los nervios es esencial. Vamos a mí me pasa mucho, que no se nota por fuera, pero por dentro… odio los exámenes a muerte, por eso hago tantos :) 

Supongo que hay cosas que no se pueden evitar, pero sí abandonar todo aquellos que nos ponga nerviosos:

 

  • café
  • trasnocheos estúpidos
  • ponerse a revisar a última hora
  • películas de miedo

y favorecer todo lo que nos ponga tranquilos

  • haber hecho simulacros (mejor en academia)
  • pasear
  • rooibos, tila
  • dormir bien
  • repasar a última hora (es que depende de la persona, hay a quien le relaja, pero eso sí sin fatigar la mente. Este repaso no va a servir para nada, pero si te ayuda a tu sicología, que viva el placebil)

Conoce el campo de batalla.

Es conveniente que unos días antes, vayas al lugar del examen y compruebes como llegar, cuanto tiempo puedes tardar, rutas alternativas por si está congestionado. Si tu academia ofrece un servicio de autobuses, deberías plantearte utilizarlo. (Yo no lo usé porque si subo con los demás podría ponerme a contar chistes malos de los nervios o hacer algo más horrible aún).

Si tienes oportunidad mira como son las aulas, como se llega, donde están los baños. 

Parece una tontería, pero luego llega gente a última hora, corriendo por todo el campus de una universidad sin saber ni en que facultad les toca. Normalmente, los cuidadores del examen (hablo en Canarias) son majos -dentro de lo cabe- con la puntualidad, pero el subidón de adrenalina no te lo quita nadie. Y es lo último que quieres. Además (hasta en Canarias) una vez que se da la señal de empezar ya está, llora a ricardito, que no puedes entrar.

El Tiempo

En una oposición el control del tiempo es clave para manejar un examen. Esto no es un instituto, aquí nadie te va a dar cinco minutos más. Ni de bromas. Y si se lo dan a alguien puedes impugnar la prueba con toda la razón del mundo.

O sea, lleva reloj, preferiblemente con cronómetro. Y asegúrate de que sabes usarlo. Es más cuando hagas tests o cualquier otra prueba en casa, hazlas con tiempo.

12 Control de las emociones

Ahora no me refiero al examen, sino al período de estudio. Mira de los más de  quince mil que se presentaban a la oposición, sólo la mitad (a ojo) se presentaron al examen. 

Sucede que cuando se preparan oposiciones se tiene que tener la mente muy fría. Al principio parece todo muy bonito, lejano eso sí, pero ya piensas en tu trabajo seguro.

Luego van pasando las semanas y meses y no se ve el resultado. Vamos uno curra donde sea y -salvo catástrofe- se lleva un dinerito al mes. Aquí no, y no hay garantías. Te sientes estúpido, dudas de que sea la mejor opción. ¿Por qué no puse un negocio? ¿Abrí una tienda? 

Esas dudas hay que resolverlas antes, y no durante la oposición. ¿Quieres poner un negocio? Pues ponlo. ¿Quieres opositar? Pues oposita. En ningún lado hay garantías, sólo tabajo, inteligencia y esfuerzo. 

Y a por ellos.

4 Respuestas a “12 Claves para aprobar oposiciones (3 de 3)

  1. Buenos consejos, toda información a la hora de luchar por un puesto de funcionario viene bien. Me apunto estos consejos para cuando este desmotivado, sobre todo la frase de “gracias a los que estudiais a vuestro ritmo” del artículo anterior…ese me dolio especialmente… Un saludo

  2. Pedro, ya sabes que la idea no es ofender, sino estimular. Tú no has competido conmigo, dado que yo no voy para policía local. Tú sigue adelante y a por ello, que esta carrera tiene cuestas y hasta gente “espabilada” que pone la zancadilla, pero se llega, se llega.

  3. NO NO…no me has entendido ( o no me he explicado) bien….no me sentía ofendido, pensaba…”es verdad, es que si no le doy al 120% no podré”; me motivó la frase.
    Es dificil, pero se que puedo y que con trabajo lo conseguiré. Un saludo

Los comentarios están cerrados.