Transforma un cuaderno en una agenda GTD

Cortesia Desdetasmania CC -by -sa

Cortesía Desdetasmania CC -by -sa

Una de las dificultades que a veces se encuentra a la hora de implementar el método GTD (“Organízate con Eficacia”) de David Allen; o cualquiera que se salga de lo tradicional, es que es difícil encontrar agendas o dietarios comerciales que se adapted perfectamente. Lo normal es encontrarte la típica página de datos personales, un calendario que apenas dispone de espacio para los eventos de día completo, algunos plannings y las típicas páginas de informaciones varias (hoteles, diferencias horarias, distancias…) que casi nunca miramos.

Sin embargo, y hasta que los de las papelerías se pongan las pilas, podemos nosotros mismos hacernos una agenda anual con cualquier cuaderno. Basta que tenga unas cincuenta páginas. Podéis usar un Moleskine si queréis, pero la prueba la hice con un cuaderno escolar de los más baratos comprado en un Carrefour de Bucarest -el que está cerca de la Regie por ser más exactos…

Necesitas

1.- Un cuaderno que tenga, al menos, unas cincuenta página.

2.- Un bolígrafo u otro material de escritura.

Instrucciones de Fabricación.

Reserva la primera página para tus datos personales.

2ª a 13ª Encabezálas con los nombres de los meses.

Siguientes 31 páginas: Encabezálas con los números de los días del 1 al 31. Sólo una vez.

Páginas restantes: Úsalas para tus listas de tareas contextuales, proyectos, etc…

Modo de uso del calendario.

Los que conozca GTD ya se imaginarán por donde voy. Con un lápiz vas anotando las tareas y proyectos del mes corriente en la página correspondiente a su día. Los de los otros meses, en la página de su mes. La pega es que, a final de mes hay que borrar las notas del mes anterior y trasladar las del nuevo.

Por supuesto también se puede tener un cuaderno por trimestre, o incluso por mes, ahorrando trabajo y teniendo, aún así, una agenda económica que puede llevarse a cualquier parte y archivarse sin dificultad.

Por supuesto, es mejor usar una agenda de hojas intercambiables, pero esto vale muy bien como solución de emergencia o cuando uno tiene que mirar hasta el último euro.

9 Respuestas a “Transforma un cuaderno en una agenda GTD

  1. Tomo nota, curiosamente en mi día a día e irremediablemente por trabajo utilizo uno de esos cuadernos, de tapa dura y con más o menos 160 páginas.
    Me ha gustado la ídea de dividirlo por meses, etc.
    gracias.

    Marbeg “El arbol de Salon de Provence”.

  2. Pingback: Transforma un cuaderno en una agenda GTD

  3. Lo increible de esto es como transformamos los elementos para adecuarlos a nuestras necesidades más vitales. Una simple libreta en blanco y un poco de tinta y tenemos un buen sistema robusto para comenzar con el GTD.

  4. Muchas gracias a todos por comentar.

    @ Árbol de Provence

    La verdad es que la tapa dura de un cuaderno siempre es una ventaja, no tanto por la seguridad del papel, que también, sino sobre todo por la comodidad al escribir.

  5. En mi caso igual uso un cuaderno de 100 hojas con espiral.
    Los separo en Lista de tareas – Proyectos – Lista de Espera – Algún dia
    Para el último dato guardo 10 hojas y las otras 90 para el resto. Uso el cuaderno en forma apaisada
    Lista tarea: Comienzo la fila con la fecha y anoto todas las actividades, luego cuando comienza el otro día nuevamente coloco la fecha
    Proyectos: Dos columnas una grande para describir el proyecto y una columna menor para las actividades
    Lista de Espera: 4 columnas, Actividad, fecha y hora, a cargo de, fecha respuesta
    Algún día: Formato libre
    Cuando completo actividades, las voy marcando con destacador.
    Eso si en cada zona voy cortando en forma de lengueta de maner de hacer más fácil su ubicación
    Saludos

  6. No está mal pensado lo de los proyectos, no… si no son muy complejos puede ser todo lo que necesites.

    En cuanto al destacador no estoy muy seguro. Yo lo usaría para resaltar algo importante. Pero bueno, gustos, supongo.

    Lo de espiral, nunca me han gustado, me resultan un poco incómodos. En fin, si a tí te viene bien, a mí mejor🙂

  7. El asunto del destacador lo leí en un blog, creo que el canasto, puesto que resulta más fácil reconocer las tareas terminadas, en comparación a tacharlas o darle un visto bueno

  8. Es buena sugerencia, Carlos. A mí me va bien con el clásico visto y así me evito tener que llevar un destacador.

    Sin embargo, entiendo que esto ya son cosas más bien personales.

    Gracias por comentar🙂

Los comentarios están cerrados.