Haiku del Jueves: El miedo de la larva

Cortesia Hape Gera CC -by

Cortesía Hape Gera CC -by

Teme la larva

Lenta e indefensa

su primer vuelo

Hace un par de día en mi blog en inglés, con ocasión de la toma de posesión de Obama, hablé de que muchas veces se tiene miedo al cambio porque no se sabe si va a ser una mejora. Lo cual es perfectamente comprensible y en ocasiones puede ser hasta razonable: el cambio por el cambio es tan irracional, tan absurdo, como el negarse a cambiar nada.

Pero hay un miedo peor aún, el miedo a mejorar. A veces nos sentimos muy cómodos tal y como estamos, después de aceptar el rol social que no queremos cambiar. Uno no es que sea feliz, pero va tirando siendo gordo, con un trabajo que nunca quisimos, pero que tampoco es tan malo.

Pero no fue lo que soñamos, y así, a veces, a pesar de que sabemos que podemos conseguirlo, y reconocer que sería mejor para nosotros y para el mundo – ¿o acaso hace falta más gente frustrada? – no nos decidimos a cambiar por mera comodidad, por un miedo absurdo a no reconocernos. Es como la niña que no quiere crecer por no dejar de ser ella misma, mientras todo el mundo cambia a su alrededor y a pesar de que al tiempo y a la naturaleza le importan sus deseos un rábano.

¿Y tú, te conformas con ser una larva? Pensadlo un poco.