Haz menos, pero no tanto…

Cortesia Madj98 CC -by

 

¿Conocéis a Leo Babauta, el autor del blog Zen Habits? No, pues es una pena, es un tipo muy majo que desde la isla de Guam en el pacífico se dedica a escribir desde una perspectiva distinta. Más que hablar de grandes sistemas de productividad personal lo suyo es simplificar lo ya existente. Así surgió Zen to Done, libro cuyo anuncio debería estar a la derecha de este artículo si la bruja avería me respeta un poco.  Recientemente, también ha publicado otro libro, “The Power of Less”, que no he leído, pero a juzgar por el post en el que lo anuncia me pregunto si no habrá ido esta vez demasiado lejos.

A lo mejor estoy demasiado negativo ultimamente , pero empecemos por el principio.En “The Lazy Manifesto”, Leo empieza haciendo un elogio de la pereza. Quizás un necesario elogio de la pereza en un momoento de nueva esclavitud en la que parece que la felicidad requiere matarse a trabajar para conseguir poder comprar todo lo necesario – según lo define la sacrosanta televisión -, pero que tampoco hace falta llevar a sus extremos. 

En primer lugar confunde el cansancio con la pereza. Son cosas distintas a mi entender y sí, cuando uno esta cansado lo más prudente suele ser descansar, pero llamar a eso pereza es equivocar los términos. (Sí que estoy crítico, madre, debe ser la velocidad a la que estoy escribiendo).  En segundo lugar, al decir que la pereza ha llevado al desarrollo tecnológico, bueno, pues a medias. El desarrollo tecnológico quita trabajo a largo plazo, es verdad, pero requiere en sí mismo de bastante esfuerzo, que se lo pregunten si no a Edison (y compañía) y sus miles de patentes y muchos más experimentos fallidos. Más que a eso el desarrollo tecnológico responde a la búsqueda de la eficiencia en el modo de producción. Ahí sí que estoy de acuerdo con Leo, el trabajo por el trabajo en sí mismo es una estupidez y, como demuestra el fracaso del Estajanovismo tratar de compensar la ineficiencia matándose a trabajar es como esforzarse en llenar un saco sin fondo. 

Echa paladas…

También dice que los perezosos no empiezan guerras por el trabajo que conlleva. No sé, a mí me parece que uno no tiene que luchar personalmente en una guerra. Siempre hay pringados dispuestos.

Aquí viene lo bueno de Leo

“If instead you define “productivity” as a means of making the most of your actions, of the time you spend working (or doing anything), of being as effective as possible, then Do Less is the best way to be productive.” Leo Babauta.

“Si alternativamente defines “productividad” como un medio de obtener el máximo de tus acciones, del tiempo que inviertes trabajando (o haciendo cualquier otra cosa), de ser tan efectivo como sea posible, entonces Do Less (Haz menos), es la mejor manera de ser productivo”.

Totalmente de acuerdo. En serio, todo éste post -y el suyo- podría concentrarse en esta frase y no habría falta de añadir nada más. Se trata de sacar rentabilidad del tiempo escaso que uno tiene para vivir y trabajar y de tomar conciencia de que muchas de las cosas que hacemos son irrelevantes.

¿Pero que hay del maravilloso tiempo de descanso?

Leo no habla de esto en su blog, y probablemente tampoco en el libro -si alguien lo sabe por favor hágamelo saber- y por una muy buena razón. La mayoría de sus lectores son americanos agobiados por jornadas maratonianas de trabajo de dieciséis horas y de tiempo libre, que tiene muy poco de libre: ir al gimnasio porque estás obligado socialmente a estar sano -cuando debería ser un placer- o incluso visitar páginas web porque “hay” que estar informado.

Pero cualquiera que recuerde los largos veranos de la infancia sabe que el no hacer nada tampoco es que sea algo tan maravilloso. Hombre, se echa de menos y ¡como! cuando uno está estresado o estresada, ¿verdad? Pero, incluso por eso mismo, el tiempo de ocio también debería ser productivo. No el sentido de que debes dejar de pasar tiempo con tu familia para escribir un libro, sino para que ese tiempo que pases con la familia, poco o mucho sea de calidad, para que no te pases la tarde barrigueando viendo un partido en la tele, cuando es inmensamente más divertido jugar uno mismo.

Y yo no es que sea malo jugando al fútbol, es que soy peor, pero aún así me divierte más jugar -además de divertir a los demás viendo como me caigo -.

También se puede leer, escribir, amar, pintar con brocha gorda o fina, cantar, tratar de alcanzar la belleza, tomarse con pasión la vida, sin preocupación pero con esfuerzo.

No soy budista.

Se siente, soy cristiano y no creo que uno deba dejarse fluir por el mundo, dejarse arrastrar por la corriente. Me da igual lo que diga Lao Tzu, o quien sea. Y no porque uno sea más sabio que Lao Tzu -que ni de lejos- sino porque bebo de otras fuentes y para mí el dejarse llevar por la corriente, aunque sabio en muchas ocasiones, puede ser demasiado egoísta en otras.

A veces hay que luchar contra la corriente, no por gusto, sino porque la corriente te arrastra a un lugar al que no quieres ir. Sí, es más sencillo, tiene menos esfuerzo, completamente de acuerdo Leo, pero eso está bien si es la corriente que quiero seguir.

¿O debe un comunista seguir la corriente del mundo occidental? A lo mejor, pero si lo hace en la práctica dejará de ser comunista. 

Quizás todo esto parta de una diferencia fundamental en cuanto a la Weltanschaung -me he levantado intelectualoide hoy, que le vamos a hacer-, es decir en cuanto a la concepción del mundo. Yo no creo que sea un todo ordenado al bien en el presente y que intervenir sea malo. Al contrario, pienso que el mundo necesita un cambio, y que ese cambio requiere un esfuerzo constante.

El cristianismo, a pesar de lo que pueda parecer a quien sea, es una religión profética, no mística, y busca la transformación del mundo. Espero no ofender a nadie, que no es lo que busco, pero ese soy yo y de este punto no me voy a bajar.

(insertar aquí música chula como de himno nacional🙂 )

Pero…

¿Significa eso que uno tenga que enfrentarse a todos los enemigos del mundo? Pues no. No todo el mundo vale para trabajar en un geriátrico, ni todo el mundo vale para profesor de secundaria – o primaria -. Es necesario escoger las batallas de cada uno y sí, puede ser más efectivo, buscar una persona que genuinamente quiera ayudarnos que tratar de forzar a otros a hacerlo. Si por esto se entiende el fluir, totalmente de acuerdo.

Algunos consejos prácticos de Leo.

Menos compras: Alguno criticará esta postura diciendo que comprar menoses malo para el sistema capitalista y… Chorradas, Leo tiene razón. No tiene sentido comprar, ni poseer lo que no necesitas. Comprar por “pena” o “solidaridad” a la larga no conduce a nada más que alimentar las mismas ineficiencias del sistema, a aumentar la inercia de un movimiento dirigido al desastre. Sencillamente los “compradores solidarios” tarde o temprano llegarán a un punto en el que no podrán más y todo se irá a abajo. A las pruebas recientes me remito. Así que comprad lo que verdaderamente necesitéis. Leo aquí tiene más razón que Don Bosco.

Ocuparse menos. Con vosotros está ybien que lo conocéis, el típico que corre por toda la oficina haciendo mil cosas sin completar nada. A lo mejor es uno mismo. A lo mejor somos todos de un grado u otro. Sí, aquí también Leo tiene razón, hay que dejarse de “tarea para aparentar que estamos haciendo algo” y trabajar en lo esencial.

Ayudaría también que los jefes no premiaran el trabajo aparente. Y ya sé que es difícil, pero algo hay que hacer si se quiere rentabilizar el capital humano y físico.

Sigue Leo que debemos parlotear menos. ¿Cuántos correos sirven para algo? Pues no sé Leo, a veces el parloteo, el correo de una foto tonta no sirve para nada en sí mismo, pero mantiene las amistades, dice algo así como “me acuerdo de tí”. (Dicho eso, por amor de Snoopy, tened un poco de buen gusto con los correos, gracias. Ah, y existe una cosa llamada enlace que evita tener que mandar grandísimos mensajes).

Habla Leo que hay que hacer menos planificación y preocuparse menos por el futuro. En cuanto a lo primero decir, con Einstein, que todo ha de ser tan sencillo como sea necesario, pero no más simple. En cuanto al segundo totalmente de acuerdo. Si en los ochenta me hubieran dicho que la emigración rusa iba a alcanzar a España, hubiera pensado que los españoles nos íbamos a trabajar a Rusia. Y ya véis, ahora nos creemos que siempre hemos sido ricos. A lo que vamos, que planificar hasta el último detalle es absurdo, porque siempre hay lugar para el caos; es mejor dejar que los que se tienen que ocupar de los detalles planifiquen esos detalles. El modelo de mando del General Patton debiera adoptarse en muchas empresas: un mando debe dar órdenes al escalón inmediatamente inferior y conocer lo que pasa dos escalones más abajo, el resto es ruido.

Prosigamos con el destripamiento del artículo de Leo, dice que hay que criticar menos. Esto… pues pueda que tenga razón, vamos a pasar a otra cosa y a hacer como que no he leído nada.

Finaliza con algo que viene a ser lo mismo hay que aceptar más y tener menos expectativas. Que está bien, pero cuando llega a decir que no hay que esperar nada de nadie y así nadie te puede defraudar, me parece la típica exageración del filósofo que lleva al absoluto la inspiración de su sistema. Hombre, ya nadie me defrauda, pero es por que ya he decidido que no puedo esperar nada de nadie y eso es lo mismo que decir que no puedo confiar en nadie.

En fin, que lo dicho que ya es demasiado para un blog, que hay que trabajar sabiamente y que merece la pena que os paséis por Zen Habits. Leedlo vosotros mismos y si os gusta compraros el mismo. Yo, sinceramente, no voy a hacerlo, más que nada porque también tengo mi tiempo limitado.

 

2 Respuestas a “Haz menos, pero no tanto…

  1. Aún no he leído “The Power of Less” pero lo de “The Lazy Manifesto” y lo que de él comentas tiene un cierto tufillo a plagio de otro libro que sí he leído titulado “The Lazy Way to Success” y que me gustó mucho. He leído mucho a Babauta hace tiempo pero me parece que está pelín rayado. Se ha creído demasiado lo que cuenta, y eso está muy bien, pero a veces desvaría y suena a hippie trasnochado. En cualquier caso opinaré con más fundamento cuando me lea en libro. Por lo demás, coincido bastante con tu post.

  2. Hola Jose Miguel, por favor, escribe tu un post sobre el libro, que yo no voy a poder. Entre otras cosas porque estoy ocupado con Making it All Work. Pero bueno, ya nos contarás, seguro que tu crítica merecerá la pena.

Los comentarios están cerrados.