Aunque muchos compitan, no desesperéis

Cortesia Hamed Saber CC -by

Cortesía Hamed Saber CC -by

Ayer mismo tuve mi examen de oposición. ¿Qué cómo me fue? Pues bastante bien, habrá que ver que otros no lo hayan hecho mejor, que es lo que cuenta. De nada vale sacar un 9,7 si el corte lo ponen en 9,8. Pero no me voy a poner trágico, es probable que pase el primer corte. En cualquier caso, y pase lo que pase, hay algunas cosas que he aprendido, y no sólo para las oposiciones.

La mayoría abandona antes de empezar.

Doce mil personas habían firmado la oposición. Sin embargo, a la hora de la verdad faltaba más de la mitad al llamamiento. ¿Por qué? Bueno, es de suponer que algunos hayan conseguido un trabajo que consideren mejor. Algunos estarán enfermos, entre doce mil personas es fácil que ocurra. Puede ser también que las obligaciones personales y profesionales hayan impedido a otras personas presentarse en condiciones.

Sospecho que la mayoría de los que abandonan, lo ha sido por falta de empeño. No se habían involucrado suficientemente en la meta y al ver las dificultades se echaron para atrás.

De los que se presentan la mayoría no están bien preparados.

Da una sensación extraña cuando escuchas a algunos decir que no han estudiado. No sabes que responder y por educación te callas la pregunta que te viven a la mente. ¿No sería mejor que jugaras a la lotería? Otros te dicen que han dedicado tres días. Y uno piensa, “pues buena suerte”. Algunos ni saben que había que llevar lápiz y goma, otros que ni donde les toca examinarse.

No os asustéis por la dificultad.

¿Qué importa que sean veinte temas o cien? Veo a mucha gente que se descorazona cuando se entera de que han aumentado la materia que hay que estudiar, o reducido el número de plazas. En cualquier caso, todos tenemos que pasar por la misma dificultad. Esto es una competición, no se trata de sacar un cinco, un siete o un diez; se trata de estar entre los mejores.

Sólo no puedo, con amigos sí.

En el caso de una oposición busca una academia; una buena. Preguntad, ir a varios sitios, ver quien consigue mayor número de aprobados y por que. Si os dáis cuenta de que una academia no funciona, buscad otra y pronto. El dinero debería ser vuestra última consideración; pero cuidado con quienes piden una gran cantidad de dinero al principio, o que no admiten pagos a plazos o por mensualidades. Pudiera ser una estafa.

Ante la duda pedid tiempo para pensar y comparar, y si os presionan (“esta oferta acaba hoy mismo”), salid corriendo.

Yo tengo un primo que me ha dicho que conoce a uno que es amigo de uno que sabe seguro que las plazas ya las han dado a los amigos del Presidente. (O de quien sea).

Seguid adelante. En todas las oposiciones en que he participado siempre hay rumores de corrupción. Antes, durante y después de los éxamenes. No falla.

Seguid adelante, si tenéis constancia al final lo conseguiréis.

No quiero daros falsas esperanzas. Hay límites para todo. No es probable que yo jamás gane una maratón. Por mucho que me preparara. Me frenan la edad y los pies planos. De la misma manera una oposición de nivel A no se puede preparar a ratitos sueltos, después de una jornada de doce horas y con niños en casa que atender.

Pero en general, en la mayoría de los casos, si tenéis constancia al final triunfáreis. Esto tenéis que recordarlo siempre. Si el examen se aleja, si no se convocan, si hay rumores de corrupción, si … recordad que el triunfo está en el trabajo constante y honrado.

Y esto mismo vale para muchas otras facetas en la vida. Si ponéis un negocio:

  • Siempre habrá una crisis cerca.
  • Tendréis muchos competidores.
  • Sabréis de muchos que han fracasado.
  • Os encontraréis con tramposos.
  • Siempre habrá que diga que para triunfar tenéis que ser amigo de alguien.
  • Seguid adelante

Si queréis triunfar en el deporte

  • Sufriréis lesiones.
  • Os dirán que no podéis.
  • Tendréis muchos competidores.
  • Sabréis de muchos que han fracasado.
  • Os encontraréis con tramposos.
  • Siempre habrá que diga que para triunfar tenéis que ser amigo de alguien.
  • Seguid adelante

Si vás a estudiar en una universidad… ¿sigo?

Sigo, pero sigo adelante. Haced vosotros lo mismo.

Una respuesta a “Aunque muchos compitan, no desesperéis

  1. Pingback: 12 Claves para y aprobar oposiciones (1 de 3) « Sabiduría y Vida

Los comentarios están cerrados.