¿Cómo ser feliz? Deja fluir tu creatividad

El presente artículo se basa en una presentación de  Mihaly Csikszentimhalyi,On Flow” (TED video).
Courtesy H.Koppdelaney CC -by -sa
Cortesía H.Koppdelaney CC -by -sa

¿Qué nos hace felices?

Mihaly Csikszentmihalyi empieza por decirnos lo que no da la felicidad: el dinero. En cuanto tienes suficiente para vivir una vida digna la utilidad marginal del dinero disminuye rápidamente. En otras palabras,  el quinto televisor no te va a hacer más feliz que el cuarto. Ni siete coches da más alegría que seis. El señor Csikzentmihlyi, por supuesto, ofrece pruebas de lo que dice en forma de un gráfico muy revelador. Dicha estadística muestra que los estadounidenses, en general, no son más felices ahora que en los años cuarenta a pesar de los enormes avances económicos alcanzados.

Así que se fija en la gente creativa. ¿Por qué ciertos trabajos que no van a proporcionarles ni fama ni fortuna les hace felices? Mihaly Csikszentmihalyi se dedicó científicamente a ello por medio de la observación y la entrevista hasta que finalmente todo se reduce al extásis.

¿A qué se refiere con extásis?

En una frase: estar fuera sentado al lado de uno mismo. Cuando estás en extásis te olvidas de tí mismo, te introduces en una realidad alternativa, trascendiendo lo mundano, lo habitual, completamente concentrado en lo que estás haciendo. Por favor, no pienses que Mihaly está hablando de alguna historia “new age” o de un nivel de meditación sólo reservado a monjes tibetanos.

Habrás estado alguna vez completamente concentrado en algo. Alguna vez habrás estado completamente inmerso en una película, libro o juego – aún como espectador. En esos momentos has estado en extásis. (Y sin pasar por el Himalaya)

Nos gusta tanto estar en extásis que hasta construimos estructuras especiales para ello. Los templos, las iglesias, los teatros -algunos  incluyen las páginas web– son todos espacios para el extásis: para salir del mundo ordinario. Y esto es lo interesante: de las antiguas civilizaciones lo que más recordamos son sus “extásis”.

¿Cómo es que nos olvidadamos de nosotros mismos?

Considera el ordenador en el que estás leyendo este artículo. Tiene una velocidad de proceso que no puede sobrepasar; sólo puede procesar cierta cantidad de información a la vez. Nuestros cerebros también tienen sus limitaciones. Cuando estás completamente centrado en algo, a tu cerebro no lo queda capacidad para concentrarse en ninguna otra cosa.

Cuando eso sucede, en cualquier área de creatividad, estás “en flujo”, simplemente no puede dejar de crear.

¿Qué se siente cuando estás en flujo?

  1. Concentración completa.
  2. Extásis.
  3. Perfecta claridad interior. Sabes que hay que hacer y como hacerlo.
  4. Sabes que lo puedes hacer.
  5. Serenidad. No sientes preocupación por el resultado final. Sientes que estás creciendo.
  6. Pérdida del sentido del tiempo. Las horas pasan en lo que parecen minutos.
  7. Motivación intrínseca. Haces lo que amas.

Conseguir el “flujo”.

  1. Gran Técnica.
  2. Gran Desafío.

En esencia te pones a tí mismo en algo que está fuera de lo rutinario, pero dentro de lo posible. Para ello has de mejorar tus habilidades -Mihaly dice que puede llevar hasta diez años- haciendo avanzar tus límites hasta ponerte en la frontera de lo sublime.

Eso sí, tus desafíos deberán estar dentro del reino de lo posible. De otra manera, sólo conseguirás ansiedad, lo que comúnmente se llama estrés. Busca una aventura, no un imposible.

Consideraciones prácticas.

Cuando seguí esta conferencia, una de las cosas que pensé fue en “Organízate con Eficacia”, cuando David Allen habla de “la zona”; o de una mente como agua. ¿Está David Allen hablando de extásis en el trabajo ordinario? Que casualidad, uno de los objetivos de esta humilde bitácora. ¿Es posible? Probablemente, pues, David Allen, como mucha de la gente que  Mihaly Csikszentmihalyi ha entrevistado:

  1. Ama lo que está haciendo.
  2. Se siente seguro en su trabajo; está sereno.Feels safe enough in his job; he is serene.
  3. Sabe qué hacer y cómo.
  4. Está centrado en lo que hace.

¿Amas tu trabajo?

¿Te sientes seguro, sereno?

¿Estás centrado?

¿Y qué le pasa a tus compañeros?

¿Crees que es posible? Yo sí, con esfuerzo.