Estudia como Descartes, 4 pasos para entender cualquier cosa

by Frans Hals, 1648

by Frans Hals, 1648

¿René Descartes? ¿Y quién era ese francés?

Bueno, digamos que, entre otras cosas, uno de los amigos que inventaron la ciencia moderna.

Ah, pues esto debe ir de algo complicado y difícil. Si sólo hay que verle la cara. Paso.

Tranquilo, joven aprendiz, son sólo cuatro sencillas reglas que todo el mundo puede aprender. Precisamente, una de las cosas buenas de Descartes es que pensaba que no hacía falta ser un genio para hacer ciencia. No depende de un genio, de ser mejor, sino de un método, que cualquiera puede aplicar.

Regla 1ª: Comprensión Clara

No aceptes nada como cierto, a menos que no dudes en absoluto de algo. En otras palabras, asegúrate de que lo has entendido todo. Pero, ¿y si hay dudas? Las anotas. Pasa ahora a la Regla 2ª.

Regla 2ª División

Divide tus dudas en tantas partes simples como te sea posible. Por ejemplo, supongamos que estás intentando enteder el siguiente párrafo de un artículo de wikipedia sobre la Crítica de la Razón Pura de Kant. 

Se trata de una indagación trascendental (acerca de las condiciones epistémicas del conocer humano) cuyo objetivo central es lograr una respuesta definitiva sobre si la metafísica puede ser considerada una ciencia, lo que en términos kantianos significa la posibilidad de existencia de juicios sintéticos a priori (es decir, juicios que agregan nueva información -donde el predicado “no está contenido” en el sujeto- y que son de carácter universal y necesarios; es decir, anteriores a cualquier experiencia). Intentando así superar la crítica al principio de causalidad (ergo al saber científico) que había hecho David Hume, sin una respuesta satisfactoria hasta su época.

Vamos a suponer que tus dudas sean: Principio de Causalidad, Posibilidad de la Existencia de Juicios Sintéticos a Priori y indagación trascendental (acerca de las condiciones epistémicas del conocer humano). Anotas éstas -y cualquier otra duda- en una lista. Pasa a la regla 3ª

Regla 2ª (Plan B):

En cuanto hayas anotado tus dudas, puedes acudir a tus amigos, profesores, padres… buscar en internet… pero eso no es de gente trabajadora y no siempre da buenos resultados. Además, siempre es mejor aprender a pensar por tí mismo. Usa este “método” sólo si no tienes tiempo. (Y sí, esta idea es de Miguel, no de René).

Regla 3ª. Empieza por lo fácil

Empieza a trabajar por los más simple y sencillo -por ejemplo, buscando “epistémico” en un diccionari-. Luego puedes pasar a lo más complejo; es decir una vez que sepas lo que significa “epistémico”, te será mucho más fácil entender “condiciones epistémicas del conocer humano”, que si lo hubieras intentado hacer de golpe. 

Regla 4ª. Revisión

Anota lo que has hecho y revisa, para asegurarte de que no te has saltado nada. Por ejemplo, ¿buscaste caUSalidad o caSUalidad? Significan prácticamente lo contrario. Deja que te lo te deje clarito: Este paso es crítico. Cuando estudiaba derecho suspendí uno de mis exámenes por no seguir esta regla. Pensaba que entendía el significado de la palabra “enervar” y bueno, pues no. Y como no hice nada para remediarlo, me fue imposible entender un tema y espero que hayan quemado mi examen, porque todavía no sé que respondí a “la enervación de la acción en el deshaucio por falta de pago según la Ley de Arrendamientos Urbanos”. Debe ser gracioso.

Por cierto, salvo que puntúen negativo los errores, siempre contestas todas las preguntas de un examen.Muchas veces es cuestión de ponerse a escribir y lo recuerdas todo. Otras, bueno, siempre existe la posibilidad de que el profesor te regale alguna décima. Pero no escribir siempre es igual a cero.

Bueno, y esto es todo amigos. Espero que no tengas ninguna duda y si la tienes, ya debes saber lo que hacer: comentar. 🙂 Espero que os sirva.

Refererencias:

El discurso del método (Especialmente la Parte 3ª)

Anuncios

Una manera sencilla de evitar distracciones.

Foto cortesia de Plimberg CC -by

Foto cortesía de Plimberg CC -by

No sé si lo sabes, pero hay un movimiento de vuelta a lo simple en internet. Gente que piensa, y con razón, que muchas de las aplicaciones informáticas que usamos son excesivamente complicadas para nuestras necesidades.

La mayoría de los procesadores de texto, por ejemplo, tienen funcionalidades que sobran incluso en la mayoría de las oficinas. No digamos nada del usuario doméstico. ¿Qué hacer?

Una solución ha sido los programas más simples como abiword u open office. Van muy bien, no dan problemas, se aprenden enseguida y sirven para lo que han sido creados.

Otra solución más extrema son programas como java darkroom, en el cual se ve nada pero una pantalla en blanco (o en negro) y un cursos donde escribir texto. Ni más, ni menos. A mucha gente le da un excelente resultado. Te concentras en el texto, lo guardas y una vez esté terminado lo copias y pegas donde haga falta. Va genial para escribir una novela.

Pero yo te voy a proponer otra cosa, más sencilla aún y de la que dispone casi cualquier aplicación: la pantalla completa. Dándole a F11 o en el menú ver -cambia según los programas, así que búscalo- se ocultan todos o casi todos los menús y te quedas con lo esencial. Luego, dándole a ESC o pinchando en un enlace -normalmente- vuelves al modo normal.

Ya sé que la mayoría lo sabéis.

Lo que quiero es que lo pruebes y luego me cuentas. En esencia:

  1. Ponte en modo de pantalla completa.
  2. Concéntrate en el texto (o en las fórmulas, o los datos, o lo esencial)
  3. En cuanto tengas eso vuelve a modo normal y trabaja en el diseño. Verás que de esa manera váis mucho más rápido.

Y ya está. Es una tontería, pero funciona, especialmente para los distraídos como yo. Eso y desenchufar internet cuando no se usa.