Sábados juveniles: 3 formas de no rendirse al suspenso.

¿Sabes qué es lo mejor del colegio?

Que no puedes dejarlo.

¿Y qué tiene eso de bueno?

Que te deja con una sola opción: o crees en tí mismo o te amargas los años que te queden.

Digo esto porque todos nos hemos sentido inútiles de vez en cuando, otros con frecuencia y a lgunos siempre. Así que lo que pasa es acaban sentados en sus pupitres, aburriendóse mortalmente, esperando el día en que puedan abandonar. A veces la cosa es menos grave, dejan las matemáticas para más tarde y luego más tarde… hasta el fracaso final. Después le pasa lo mismo a lengua, inglés…

Su primer error es no creer en sí mismo. Veamos ahora que puedes hacer para no rendirte nunca.

  1. El éxito depende en cuánto y de que modo trabajaes. Antes de echarle la culpa a tu mala suerte, a Bob Esponja o a tus genes, mira a ver dónde esta el error. Quizás trabajaste menos de lo necesario. Quizás no estudiaste bien. Quizás ambas cosas. Encuentra el fallo y arreglo. Es así de simple, de verdad.
  2. Nunca te llames a ti mismo tonto, gordo, vago o cualquier otra cosas. Nunca te insultes. Un mal hábito siempre se puede cambiar. Sobre todo ahora que eres joven. (Esto no vale como excusa para viejos). Lo único que necesitas es creerte que puedes hacerlo y encontrar quien te pueda ayudar ya sean tus padres, tus profesores… o incluso un libro.
  3. Aprende a ser paciente, también con ti mismo. Si trabajas mucho y bien el tiempo suficiente entonces tendrás éxito. Recuerda: mucho, bien y el tiempo suficiente. Puede llevarte semanas o un par de meses mejorar tus notas. No te preocupes. Es normal. Si un chico gordo empieza a ser deportes no va a ser ni regular la primera semana. (Adivina como lo sé). Pero si continúa entrenándose y cuidando la dieta se pondrá en forma. Lo mismo vale para el colegio.

Todas las semanas, iré compartiendo uno o dos trucos para aprobar. Pero por ahora me basta con que creas en ti mismo. Si haces eso, ya tienes medio trabajo hecho.